viernes, 26 de noviembre de 2010

Persiguiendo ángeles de Alberto Díaz


Título: Persiguiendo ángeles
Autor: Alberto Díaz
Editorial: Ediciones Oblicuas
ISBN: 9788415067214
Precio: 16€
Sinopsis: A través de una descarga irrefrenable de elucidaciones extremas, el protagonista de esta novela fotografía violentamente los estados más descorazonados del ser humano, radiografiando con escalofriante frialdad los motivos de su desesperación tras ser abandonado por la mujer que ama/odia hasta las últimas consecuencias.
Navegando entre el minimalismo abrasivo de Palahniuk, la ficción transgresiva de Burroughs y el pánico surrealista de Arrabal y Jodorowsky, Alberto Díaz nos embadurna de una narrativa tan florida e impactante como ennegrecida por el fango, el semen y la sangre. Persiguiendo ángeles no es una obra fácil, pero su bello y caótico verso-coro-verso de suciedad y redención escrito con puño de hierro no te dejará ir una vez te haya atrapado. Lector, estás advertido.


Opinión de Sara: Hay que reconocer que no es una lectura fácil ni ligera, es un libro que hay que coger con tiempo y ganas.
Este libro no es una típica historia sino de experiencias, cualquier tipo de situación pero llevada algunas veces al límite, bordeando peligrosamente la cordura en algunos casos.

Son historias sobre el abandono y el terrible sentimiento del amor/odio hacia esa persona, la soledad llevada al estado límite y las consecuencias o actos que arrojan al individuo a cometer alguna locura para no sufrir otra vez el abandono y más daño.
Un niño que nunca ha tenido amigos y cuando tiene por primera vez unas orugas de seda, al no querer volver a estar solo, decide matarlas.
Historias realistas e inquietantes, exageradas o mostrando la locura del ser humano cuando sus sentimientos lo dominan.

Al mismo tiempo, las historias muestran un vacío dentro de sus protagonistas que es imposible rellenar, la búsqueda, el anhelo de algo que no tienen y desean. Todo relatado como capturas en la mente, captando esos momentos para que se hagan eternos.
Muestran también las mentiras en las que se escuda la gente, aparentando que son algo pero que en realidad no lo son porque carecen del valor necesario, una ironía tras otra, evidenciando cruelmente y sin piedad esos fallos disimulados pero que están visibles.


Puntuación: 6/10

1 comentarios:

Anabel Botella dijo...

Ahora no tengo ganas de leer algo denso. Necesito cosas ligeras y esta lectura creo que no es lo que me llama.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails