La hija del relojero de Kate Morton

Titulo: La hija del relojero
Autor: Kate Morton
Editorial: Suma de letras
ISBN: 9788491292166
Precio: 22,90€
Sinopsis: En el verano de 1862, un grupo de jóvenes artistas, guiados por el apasionado y brillante Edward Radcliffe, viaja a Birchwood Manor, una casa de campo en Berkshire. Tienen un plan: vivir los siguientes meses recluidos y dejarse llevar por su inspiración y creatividad. Sin embargo, cuando el verano toca a su fin, una mujer ha muerto de un disparo y otra ha desaparecido, se ha extraviado una joya de valor incalculable y la vida de Edward Radcliffe se ha desmoronado.
Unos ciento cincuenta años más tarde, Elodie Winslow, una joven archivista de Londres, descubre una cartera de cuero que contiene dos objetos sin relación aparente: una fotografía en sepia de una mujer de gran belleza con un vestido victoriano y el cuaderno de bocetos de un artista en el que hay un dibujo de una casa de dos tejados en el recodo de un río.
¿Por qué ese boceto de Birchwood Manor le resulta tan familiar a Elodie? ¿Y quién es esa hermosa mujer que aparece en la fotografía? ¿Le revelará alguna vez sus secretos?
Narrada por varias voces a lo largo del tiempo, La hija del relojero es la historia de un asesinato, un misterio y un robo, una reflexión sobre el arte, la verdad y la belleza, el amor y las pérdidas. Por sus páginas fluye como un río la voz de una mujer ya libre de las ataduras del tiempo y cuyo nombre ha caído en el olvido: Birdie Bell, la hija del relojero, la única persona que vio todo lo sucedido.

Opinión de Sara: Es la primera vez que leo un libro de Kate Morton, y aunque La hija del relojero me ha gustado bastante, no lo suficiente como para sentir un deseo irrefrenable de adquirir otros libros de esta autora. La sinopsis atrapa al lector desde el primer instante pero al abrir el libro, nos encontramos con otro tipo de historia bien distinta. La protagonista es sin lugar a dudas Birdie, la muchacha que presenció todo lo ocurrido en Birchwood Manor, un asesinato, un robo y otra joven desaparecida, esa es la premisa. Pero Elodie, que al principio tiene un cierto peso en la historia, es completamente desaprovechada para centrarse y perderse en otros detalles, en la multitud de historias y versiones sobre lo que ocurrió en el pasado durante varias generaciones. Elodie se diluye como los recuerdos con el paso del tiempo y es una pena porque realmente te quedas con ganas de saber cuál es su destino y cómo encaja todas las piezas del rompecabezas porque su historia acaba con un final abierto. Algo que hace perder al libro.

Desde el primer momento, tenemos dos partes diferenciadas. La trama de Birdie, narrando en primera persona su historia, dando saltos en el tiempo pero narrándolos desde el presente como fantasma. Un alma en pena, una versión romántica victoriana, siempre volviendo a mirar hacia el mismo punto del pasado, cuando una joven fue asesinada, otra desapareció, se robó una joya y la vida de Edward quedó destruida.
La otra trama es la de Elodie, con peso, porque es ella la que empieza a desentrañar todo el rompecabezas cincuenta años después cuando encuentra la bolsa de Edward con sus bocetos y una foto de Birdie. Poco a poco vamos descubriendo la vida de Elodie, su pasado, sus padres, un prometido, el legado de su madre… pero rápidamente se disuelve Elodie en el libro y se pierde por completo. Los capítulos de Elodie son pocos e insuficientes, tanto, que el final es abierto para Elodie y se deja a imaginación del lector. En parte sientes frustración y decepción porque esperas un clímax y un final que lo ate absolutamente todo y en su lugar tenemos un final un tanto ambiguo.
En cuanto a Birdie, poco a poco vamos conociendo quien era, como se quedó huérfana al cuidado de una mujer que los usaba para sus negocios. Rápidamente aprendió a convertirse en ladrona hasta que conoció a Edward y todo su mundo cambió.
La forma en la que está narrada la historia hace que se pierdan muchas tramas y personajes secundarios. Un ejemplo es Joe el pálido que tras conocerlo brevemente a través de la historia de Birdie y con un dato que proporciona Elodie, necesitas saber más sobre él. También se proporcionan datos relevantes de forma sutil o de pasada que para alguien que no lea muy rápido o no pueda leerlo de un tirón, se olvidaran de todos esos detalles y es algo que tampoco está del todo bien. No todo el mundo tenemos una memoria prodigiosa.
En general la historia de Birdie está muy bien pero le falta algo. Se dispersa demasiado y salta sin descanso entre cada uno de los personajes relacionados con Birchwood Manor, al menos los que más contacto tuvieron con la mansión y Birdie y pierde parte de su encanto natural.
Es una historia confusa y todavía más caótica por cómo se ha estructurado.
Kate Morton tiende demasiado a dejar en suspense al lector y es un arma de doble filo.

Es una historia entretenida pero no se puede catalogar entre las mejores de su género. Se queda entre medias por su forma caótica y por todas las historias que diluyen la trama principal. El final tampoco es satisfactorio y se deja a la imaginación del lector.

Puntuación: 6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario